viernes, 21 de junio de 2019

Libros leídos en junio


Ante todo, pido disculpas. La quincena pasada debí pasarme por aquí, aunque fuese a saludar pero, por asuntos de última hora, no tuve ocasión. Lo cierto es que tengo muchas novedades en el aire, a punto de que lluevan. Sin embargo, todavía no ha cuajado ninguna. Habrá que esperar un poco más...

Es por eso que, en esta ocasión, he decidido alterar un poco la dinámica de los posts. Empieza la época estival, en la que tengo que atender mis compromisos familiares y comunales, de modo que, por este mes, las lecturas se me quedan colgadas, antes de que finalice:


1.- Post Scriptum.01. Barro, de Alicia Pérez Gil.

Este ha sido un libro de mi elección. Al tratarse de la segunda edición, viene con nota de Israel Alonso, el editor de Cerbero, y con prólogo de Nieves Delgado. Ambos textos ayudan a conocer un poco más el trasfondo de la obra, que es de lo que se trata.


No hay descripción de la foto disponible.


Se trata del primer tomo, en clave de fantasía, de una trilogía conceptual. Dos hermanas gemelas, supuestamente separadas debido a que una de ellas es una adolescente problemática, buscan la manera de burlar la seguridad y la manipulación emocional impuestas por su propia madre. Donde los márgenes de la realidad imponen un rigor inquebrantable, es el plano onírico el que ofrece las claves del entendimiento y el acercamiento.

Cuanto más leo sobre Alicia, más entiendo que las madres estén presentes en sus obras. Como extra, al final se incluye un breve relato que guarda relación con el texto principal. Una pequeña joya, en su conjunto.


2.- Exotiempo, de Rafael Díaz Gaztelu.

Gané este libro en un sorteo por Twitter y Rafa me propuso entregármelo en persona, puesto que los dos vivimos en provincia de Granada. Ese fue el germen de nuestra amistad, así como su preciosista dedicatoria fue el de mi admiración por este autor cordobés. A poco que avancé en la lectura, por cierto, entendí por qué me dio tantos marcapáginas. Y es que se necesita uno para consultar los mapas estelares, los planetarios y los diagramas; otro para los árboles genealógicos y la ordenación gubernamental del Plutarco; y el resto me los reservo, para no reventar sorpresas. Pero puedo asegurar que los Apéndices no tienen desperdicio.

La historia se ambienta en el año 2682. Por ese entonces, la humanidad anda esparcida por unos cuantos exomundos, unos más gratos que otros, en un proceso de reubicación que ha contado con dos fases. Para entender la trama no es necesario haber leído el primer tomo. Pero sí muy recomendable. Si no has tenido ocasión, échale un vistazo a lo que comenté sobre ese libro el mes pasado:



En el último tercio de Exomundos, ya se veía venir con claridad el significado del título del segundo tomo. Del mismo modo, a mitad de Exotiempo ya se huele una por dónde pueden ir los tiros en el tercero. ¿Quiere eso decir que el autor es predecible, acaso? Rotundamente, no. Quiere decir que te muestra la galletita del concepto, tanto si ya has comido como si no; la agita ante ti y te hace pensar en ella, generándote interés hasta que te convences de que te apetece conocer más de esta saga. Pero, al final, te sorprende y te la cuela por donde menos te la esperas.


La imagen puede contener: 2 personas


Yo, que vivo preocupadísima con respecto al futuro de nuestro planeta, he hallado la calma en la tecnología Nsir. La parte de SAGAN que es Erika se maravilla con el potencial oculto y en bruto de la mente humana y está convencida de que las soluciones son sencillas y están a nuestro alcance. Por el contrario, la parte de Erika que es SAGAN, repite hasta la saciedad que los humanos tropezamos con la misma piedra todas las veces que hagan falta y cuanto más nos expandamos, más salvajadas haremos.


3.- Inframundo, de David Luna Lorenzo.

Se trata del relato ganador del XVII Premio de Relato 2014 convocado por la librería Entre Libros de Linares. Incluye también los relatos finalistas «Perderse», de Juncal Baeza Monedero y «Voluntad», de Ignacio Lezcano Monge. Son tres historias con la elección del camino vital como nexo en común. Este ejemplar fue regalado a todos los asistentes al III Festival Tártarus. En este enlace, puedes conocer un poco más sobre el evento:


«Inframundo» es un viaje introspectivo de tinte alegórico en el que el protagonista se infiltra en un supuesto antro de perversión con un propósito que no le concierne, en realidad, como descubrirá al final. Una buena reflexión sobre las ataduras del ego.


La imagen puede contener: 1 persona


«Perderse» es un retrato irreal de la vida real en el que cualquiera podría reconocer un fragmento de su entorno, con unos personajes miedosos, maniáticos, frágiles y, a la vez, blindados al sufrimiento de los demás. Pura poesía.

Y «Voluntad» es la típica fábula de fantasía épica, con todos los tópicos del género: Soldados que escapan para ser libres, pero no conciben la libertad si no está basada en todo lo que se supone que puedan hacer sin tener que rendirle cuentas a ningún superior. Al final se le da la vuelta a la tortilla y se hace una crítica a esa manera de proceder, que pone a los susodichos contra la espada y la pared.


4.- La mujer del mediodía, de Julia Franck.

Este es el octavo y último libro de esta temporada en el Club de las Letras de Santa Fe. Nos despedimos hasta el curso que viene.

Voy a confesar algo. Cada vez estoy más segura de que, en otra vida, yo fui enfermera en la Segunda Guerra Mundial. Cuanto más leo sobre estos menesteres, más cuenta me doy de lo mucho que me resuenan ciertas situaciones. Y aborrezco esa época, aborrezco la literatura, el cine y cualquier manifestación cultural relacionada con ella. Porque sé que la viví de cerca.

La autora presenta un cuadro familiar deprimente: Una madre judía, estrafalaria y tocada por un incurable mal anímico; repudiada por los vecinos, como ella repudia a su hija pequeña, por ser una hija que nació tras cuatro varones perdidos. Un padre al que todo el mundo adora, por buenazo, como él adora a su peculiar esposa, que vuelve moribundo de la Primera Guerra Mundial y fallece en casa, atendido hasta el último momento por su hija mayor, que es enfermera, bajo la atenta mirada de la pequeña e ignorado por su mujer, que no le perdona que eligiese ir a la guerra en lugar de quedarse con ella.


No hay descripción de la foto disponible.


No es de extrañar la crisis existencial que se adueña de las hermanas tras la pérdida del padre. Logran cobrar una herencia inesperada, dejan a su madre al cuidado de la criada y se van a Berlín, acogidas por la espléndida tía Fanny. Allí todo es lujo y desenfreno para Martha, la mayor, que se cuestiona la fe y el sentido de la vida y combate la apatía a base de drogas, fiestas y sexo con su amiga Leontine. Helene, por ser aún muy joven, es tratada de otro modo. Hasta que se empareja con un joven pensador.

Un giro tras otro nos lleva, de manera continua, a conocer a fondo a unas mujeres supervivientes, que quieren estudiar, ser independientes, aprovechar su tiempo y sus habilidades; que cuestionan el valor de la maternidad y del matrimonio, que se exploran (en todos los sentidos) y se apoyan unas a otras; que eligen la rama sanitaria como salida laboral en unos tiempos confusos, donde pocos prevén la catástrofe inminente, pues la mayoría pretende aferrarse a la grandeza de la nación y estirar los felices años 20 todo lo posible.

La historia es tremenda, con múltiples detalles acerca del retrato social de la época, de las relaciones entre hombres y mujeres, de las continuas adaptaciones a los cambios que se van llevando a cabo. No obstante, no me gusta el estilo narrativo con que está escrita. La autora ha recurrido a una narración continua, sin guiones y sin tiempo entre los diálogos, que no distingue a los personajes. Además, entremezcla recuerdos y referencias de otros momentos de manera constante, con saltos en el tiempo hacia delante y hacia atrás. Entiendo que es una forma muy certera de representar esos años convulsos pero, aun así, me desagrada esa sensación de “carta del soldado” que no da tregua.


Esto es todo. En los próximos días, estaré en Madrid. Así que, a la vuelta, hablaré del Digital Audio Day 2019, entre otras cosas. ¡Gracias por pasarte a leer!


https://www.digitalaudioday.es/



viernes, 31 de mayo de 2019

Libros leídos en mayo


Este mes la lectura no me ha cundido demasiado, pese a que empecé con fuerza,  puesto que he tenido la cabeza inmersa en varias movidas. Se me presentó, de manera inesperada, una propuesta de edición para una novela breve. Le di todas las vueltas posibles, estudié a fondo mis posibilidades y, al final, terminé rechazándola.

1.- «Exomundos», de Rafael Díaz Gaztelu.

Me compré este libro, el primero de la saga con el mismo nombre, porque gané el segundo en un sorteo de Twitter. Y, claro, las cosas hay que hacerlas bien. Quería empezar por el principio, por mucho que el autor me asegurase que el segundo tomo podía ser entendido sin tener que leer el anterior. Aunque no pongo en dudas sus palabras; te diré por qué:

Rafael es físico y experto en Ciencias de la Tierra. Ha escrito varios tochos de ciencia-ficción hard –esa etiqueta echa para atrás a un buen porcentaje de la comunidad lectora, de entrada–, maneja con soltura conceptos científicos de todo tipo pero, además, sabe explicarlos de manera que los que no contamos con sus conocimientos, podamos entenderlos. Esa es su mejor arma, sin duda, y se debe a que también es docente. Yo, que soy del gremio de la enseñanza, sé lo mucho que eso ayuda.


No hay descripción de la foto disponible.


He disfrutado de una historia muy bien construida sobre viajes espaciales, con muchos personajes –que dan mucho juego para todas las subtramas– y que se lee de manera fluida porque está estructurada en capítulos breves y tiene una maquetación muy cuidada. Aunque el tamaño del libro pueda causar respeto, ha sido como si las páginas se pasaran solas.

Debo resaltar algo que me parece un valor añadido. Como experto en mapas que es, al final del tomo hay un apartado denominado «Apéndices» en los que poder admirar los mapas estelares y planetarios, así como los diagramas de la Astronave Clase Galaxia y el Espacioplano Clase Strix que se describen en la lectura. Para babear, lo detallado que lo presenta todo.

Si yo fuese la gobecan de Terys, le otorgaría el cargo de primyr de Cartografía. Como no lo soy, me contento con que el segundo tomo me está esperando.


2.- «Lectura fácil», de Cristina Morales.

Este libro me lo regaló una amiga por mi cumpleaños. Ya lo había visto anunciado por doquier, de modo que no pude evitar sonreír, pues la cubierta posee ese tipo de mensajes contundentes que tanto me gustan. Hace unas semanas, además, el Club de Lectura Feminista y LGTBI «Lees Otras Cosas», puso a disposición de cualquier persona interesada, ejemplares del fanzine original que se incluye en la obra.


No hay descripción de la foto disponible.


La historia cuenta las vicisitudes (en el día a día y a lo largo de sus vidas) de cuatro mujeres con diversos grados de discapacidad intelectual que pelean por sus derechos y para alcanzar la libertad. Mujeres con las ideas muy claras, con la lengua muy suelta y con la autonomía suficiente para cuestionar la opresión y la represión en todas sus manifestaciones y llevar a cabo sus estrategias. En el texto se entremezcla la novela autobiográfica que está escribiendo una de las protagonistas mediante la técnica de la Lectura Fácil con los frecuentes discursos transgresores y revolucionarios de otra de ellas; lo cual nos sumerge de pleno en su manera de pensar y de sentir. El fanzine es una pieza clave que une a los okupas, a los anarquistas y a estas mujeres bajo un cruce continuo de análisis social y capacidad reflexiva.

Yo, que soy muy clara hablando y que me tengo por una persona que desglosa constantemente los pormenores de la actualidad, me he quedado fría ante la actitud crítica de estas barcelonesas de adopción. Tengo que admitir que se me habían escapado muchos detalles... Si bien, también es cierto que, por momentos, se hace un poco repetitivo tanto mensaje de politización en contra de la retórica, de lo correcto y de lo establecido. Y algo forzadas algunas conversaciones entre Marga y Nati.


3.- «Binti: Hogar», de Nnedi Okorafor. Traducido por Carla Bataller Estruch.

Mi hijo, que viene de vuelta de las estrategias comerciales, me hizo este regalo por el Día de la Madre, con la intención de ser versátil (léase "para comprar algo a lo que sacarle provecho personal"), puesto que quedó fascinado con la primera parte.


La imagen puede contener: 1 persona


Muy en la onda del volumen anterior, no hay una coma de más en esta novela. Cuenta lo justo de manera tan escueta que, a veces, incluso se echa de menos algún conector entre frase y frase. El ritmo es ágil y los personajes secundarios están tan bien construidos que apenas requieren de protagonismo para asentar su manera de proceder. 

La protagonista da un paso más en su viaje iniciático al regresar a casa. Sin embargo, aunque trae la intención de llevar a cabo un ritual himba para purificarse, el rechazo hostil de su gente y un acontecimiento inesperado la llevan por otro camino, que ralentiza sus propósitos pero, por otra parte, parece que la colocarán en el origen de todas sus preocupaciones de un solo movimiento.


4.- «La dulce envenenadora», de Arto Paasilina. Traducido por Dulce Fernández Anguita.

Una de mis muchas amigas adictas a la lectura me prestó este libro hace unas semanas, y lo he tenido esperando, paciente, en la lista de pendientes –que cuenta con más de veinte tomos–, hasta que le ha llegado el momento. Me lo recomendó por su hiriente sentido del humor.


No hay descripción de la foto disponible.


Y vaya, razón no le faltaba. Tengo que reconocer que me he echado mis buenas carcajadas con esta historia que tiene el formato de los cuentos clásicos: Todo empieza con una estampa idílica tras la que, poco a poco, se va revelando una vida complicada y una serie de problemas que han de ser resueltos de la manera más radical y disparatada  posible. No faltan barbaridades de todo tipo, incluyendo célebres pasajes de violencia animal, y una trama que se recorre en zigzag, alternando una de cal y otra de arena. El autor muestra un retrato social muy crítico y agudo sobre la degeneración de la juventud, a falta de conflictos trascendentales que afrontar, en contraposición con las personas que ya están jubiladas y buscan vivir sus últimos años en paz. Una paz merecida, por cierto, tras haber vivido tiempos de guerra.

La anciana protagonista vive resignada ante los regulares asaltos de una panda de golfos que le saquean la pensión, con la esperanza de que le queda poco tiempo en este mundo. Su visión cambia de manera radical en el momento en que su doctor de confianza le asegura que su salud es envidiable y que, por tanto, vivirá mucho más de lo que tenía previsto. Es ahí cuando se arma de valor y juega sus cartas de manera ambigua. Una historia desternillante que no deja ningún cabo suelto.


5.- «Supersonic #11. Especial Ursula K. Le Guin», revista publicada por Editorial Cerbero bajo la dirección de Cristina Jurado. Ilustrada por Mariana Palova.

Llevaba meses viendo esta revista por doquier pero, siempre posponía el momento de adquirirla. El empujón definitivo me lo dio la Revista Tártarus: Tuve la excusa perfecta para comprarla en cuanto me confirmaron que formaría parte de una mesa redonda sobre distopías en el III Festival de Literatura Fantástica Tártarus

Puedes echar un vistazo a la crónica en el siguiente enlace: 
https://erikaciprelallamada.blogspot.com/2019/05/iii-festival-tartarus.html

La idea era completar mi proceso de documentación, claro está, aunque ha dado para alternar la sed de conocimiento con el placer de la lectura.



La imagen puede contener: 2 personas


El tomo dedicado a La Maestra cuenta con 400 páginas, que se dice pronto. Un completo dossier que aúna un apartado de ficción, con 14 relatos, y otro de no ficción, con 18 ensayos que analizan diversos aspectos del trasfondo de su obra y que cierra con una entrevista de Cristina Jurado a Arwen Curry, directora del documental «Worlds of Ursula K. Le Guin», sobre la vida y la obra de la autora.

Muy recomendable para todas las personas que profesen su amor por el género fantástico en literatura, tanto si han leído parte del legado de Ursula como si no. Yo leí alguna novela y algún relato hace tiempo y, el hecho de que me hayan actualizado la información sobre la obra disponible y las traducciones más reciente, me han arrojado mucha luz acerca de qué leer sobre ella a partir de ahora.


Esto ha sido todo. Nos vemos en quince días. ¡Gracias por pasarte a leer!




martes, 21 de mayo de 2019

III Festival Tártarus


El 18 de mayo tuvo lugar en la Librería Entre Libros de Linares, Jaén,
el III Festival de Literatura Fantástica Tártarus, organizado por la Revista Tártarus.





Desde las 10:00 estuvimos en la primera mesa redonda el cineasta Juan José Patón, May López, editora de Insomnia Editorial, y servidora. Moderados por Sara Esturillo, reseñista y redactora de artículos especializados de la Revista Tártarus, debatimos sobre el Género Distópico:

Qué es una distopía, por definición, y cómo se contrapone a una utopía; el gobierno como instrumento  represor y controlador del miedo en la sociedad y el adoctrinamiento frente al libre pensamiento; las claves para escribir un buen argumento distópico; la libertad de los cineastas a la hora de adaptar una novela y las diferencias entre libro y película de algunos clásicos, como "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", de Philip K. Dick, que fue llevada al cine como "Blade Runner", o "Starship troopers".



Fotografía: Rafael Díaz Gaztelu

Se hicieron reflexiones del tipo "la realidad supera a la ficción" y "ya vivimos en una distopía" (Vox en el Gobierno autonómico de Andalucía es un claro ejemplo de ello). Recalcamos que los seres humanos estamos predispuestos a tropezar una y mil veces con la misma piedra, antes de aprender y concluimos que ser optimista no está reñido con ser realista.

May alabó clásicos como "Fahrenheit 451", de Ray Bradbury y "Un mundo feliz", de Aldous Huxley. Juan José reseñó como sus películas predilectas del género "V de Vendetta", "El concursante" y "The Running Man" (basada en la novela "El fugitivo", de Stephen King). Por mi parte, recomendé "Los desposeídos", de Ursula K. Le Guin.


La imagen puede contener: 3 personas, incluido Erika Cipré, personas sentadas y tabla
Fotografía: Revista Tártarus


En la segunda ronda, el debate se intensificó. Las editoras de Dorna, Elia Vela, Blanca G. García y Clara Jiménez, estuvieron acompañadas por los autores Rafael Díaz Gaztelu y David Luna. El moderador fue Emilio Prieto, entrevistador y encargado del "Taller del escribidor" de la Revista Tártarus. La llegada del mediodía propició la afluencia del público y su participación en la mesa redonda Ciencia Ficción vs. Fantasía.



Fotografía: Revista Tártarus

Se habló de las claves de la ciencia ficción: la ineludible base científica y la especulación; de la coherencia a la hora de escribir fantasía  frente al "todo vale"; de la elección de las etiquetas y de la necesidad de las mismas para clasificar cada subgénero fantástico; de los distintos orígenes de los superhéroes (mitológico, histórico, fantástico o científico); así como del retrato de la sociedad desde una visión feminista.

Ediciones Dorna pone el acento en visibilizar a los colectivos oprimidos, de modo que sus integrantes hablaron de cómo normalizar en la escritura la inclusión de personajes del colectivo LGBT. Es tendencia crear personajes creíbles, que aporten a la historia, sin que la historia verse sobre su sexualidad, aunque la mayoría de autores todavía no tiene claro cómo hacerlo sin que le resulte forzado. También se hizo hincapié en el sello Sensitivity Reader.



Fotografía: María Fornieles


Si bien hace unos años se dispararon las publicaciones de fantasía, en estos últimos años el género fantástico se está equilibrando con el auge de la ciencia ficción. Blanca explicó que el mercado responde a ciclos. Por otra parte, aunque el criterio a la hora de clasificar depende de las editoriales y del planteamiento de los propios autores, la corriente social hace que se creen o se afiancen las etiquetas. Es el caso de la "fantaciencia", que usamos para designar las obras de ci-fi con poca base científica, o las de fantasía con concienzudas explicaciones de la metodología de la magia.

Las recomendaciones literarias de los ponentes fueron muy variadas. Entre ellas: "36", de Nieves Delgado, "Bionautas", de Cristina Jurado y "El marciano", de Andy Weir.



Fotografía: Erika Cipré

Las conclusiones a las que llegamos en cada ronda fueron determinantes para entender cómo evoluciona cada uno de los géneros. Si recurrimos a temas que nos afectan a todas las personas por igual, los libros y películas cobran un sentido más allá del mero entretenimiento. Hoy en día no basta con que una historia esté bien contada, sino que es importante que deje huella en el lector. De ahí que se valore cada vez más que guionistas y escritores sepan hacer un retrato social y una crítica que conlleven al debate.


A la salida, nos regalaron un ejemplar de "Inframundo", el relato con el que David Luna Lorenzo ganó el XVII Premio Entre Libros de Relato 2014.


La imagen puede contener: 1 persona
Fotografía: Erika Cipré



Fotografía: Revista Tártarus


El equipo de Madrid (Ediciones Dorna) y el de Granada (Proyecto AutoraZ y yo) nos dispersamos después del café. Nos hubiese gustado quedarnos para las actividades de la tarde, pero nuestras obligaciones nos lo impidieron. Queda esta imagen para la posteridad.¡Nos vemos en la siguiente!


La imagen puede contener: 6 personas, incluidos Raf Gaz, María Fornieles Del Cid y Erika Cipré, personas sonriendo, barba
Fotografía: María Fornieles




Para terminar, dejo los siguientes enlaces:

El número 14 de la Revista Tártarus, abril de 2019:

https://issuu.com/revistatartarus/docs/ta_rtarus_14/1?ff


El blog de la Revista Tártarus:

https://revistatartarus.wordpress.com/


La web de Insomnia Ediciones:

https://www.insomniaediciones.com/


La web de Ediciones Dorna:

http://www.edicionesdorna.com/


El blog de Menos es Más Producciones:

https://menosesmasproducciones.wordpress.com/


El patreon de Proyecto AutoraZ:

https://www.patreon.com/


La web de Rafael Díaz Gaztelu:

https://www.exomundos.com/tienda/


El blog de David Luna Lorenzo:

https://davidlunalorenzo.wordpress.com/


El enlace para conocer más sobre mi segunda novela de ficción:

https://www.chiadobooks.es/libreria/la-ley-de-las-entranas





La página de la Sociedad Cooperativa Andaluza "Colegio San Joaquín":

https://www.facebook.com/ColegioSanJoaquinLinares/




Y para azuzar un poco más las ganas de debate, mira qué distopía laboral me he encontrado:

https://www.ondacero.es/programas/por-fin-no-es-lunes/podcast/entrevistas/helena-monzon-no-se-requieren-mecanismos-complejos-para-reflejar-lo-que-esta-pasando-en-la-empresa_201905125cd7d9bf0cf26b6ffc6cc85b.html



¡Esto ha sido todo! Gracias por pasarte a leer.
Si quieres dejar tu opinión sobre algunos de los temas tratados o de las obras mencionadas, adelante.



miércoles, 8 de mayo de 2019

FicZone 2019


¡A las muy buenas!

Como se me juntan los eventos, este mes voy a mover los días del calendario como si de piezas de rompecabezas se trataran, para poder acoger tres entradas y que no queden demasiado alejadas en el tiempo. Tras sobrevivir al puente de mayo, procedo a contar mi última experiencia.

Tal y como anuncié a mediados de abril, esta primavera he vuelto a estar en la FicZone. Si bien la propuesta de artistas expositores se llamó Callejón Literario en 2016, este año lo han llamado Autoeditados y Escritores.

Salvo por la nueva ubicación que se le ha dado a este espacio -más integrada entre el resto de creadores-, la diferencia esencial entre aquella ocasión y esta es una y está muy clara: Estando yo sola en mi estand, no tuve mucha ocasión de bichear por los pabellones...

Es por ello que estoy muy agradecida a Proyecto AutoraZ por su iniciativa. Esta vez sí que he podido vagar a placer por cada rincón, hablar con los artistas, papear tranquila, disfrutar de las conferencias y talleres... ¡Un lujazo!


La imagen puede contener: Raf Gaz y María Fornieles Del Cid, personas sonriendo
Proyecto AutoraZ, en su estand.


Para saber más acerca de ellos, visita esta entrada:

https://erikaciprelallamada.blogspot.com/2019/04/autoraz.html



Sin mencionar lo gratificante que es el hecho de que mi libro compartiese estand con los libros de otras autoras! ¡Y qué estand! No le faltaba un detalle.

La imagen puede contener: una o varias personas   
"El Retrato", de Patricia Villanueva.


La imagen puede contener: 1 persona
"Almaderane", "Contramarea" y "Bestias Durmientes", 
de la Editorial Dorna.


No hay descripción de la foto disponible.
"Proyecto Data P", de Aroa R. Zúñiga.


No hay descripción de la foto disponible.
"Marketing para imbéciles", de María Fornieles.


No hay descripción de la foto disponible.
"Exomundos" y "Exotiempo", de Rafael Díaz Gaztelu.


La imagen puede contener: 1 persona 
"La ley de las entrañas", de servidora.


Reconozco mi amor por las etiquetas improvisadas por Rafa y María para favorecer de un golpe de vista la rápida identificación de cada ejemplar.


Tuve ocasión de conocer a una autora encantadora, Carmen Hergueta, de la que -estoy segura- hablaré más adelante largo y tendido.





¡Y saludé a Libertad Delgado, a la que tanto admiro por su arte literario y pictórico.




Este es mi pequeño botín. Tengo lectura de la buena garantizada para todo lo que queda de primavera:

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo


Y este es el mapa que realizó Rafa antes de su ponencia "Un mapa mejor que 1000 palabras". Más que un eslogan, la mejor manera de dar un valor añadido a una novela de fantasía o ciencia-ficción:






¡Esto ha sido todo! Mi experiencia en la FicZone de 2016, no obstante, también fue muy divertida. Aquí tienes la prueba:

https://erikaciprelallamada.blogspot.com/2016/05/ficzone-2016.html



¡Gracias por pasarte a leer! Nos vemos el próximo sábado 18 en Linares.





viernes, 26 de abril de 2019

Libros leídos en abril



A priori parecía que entre las vacaciones de semana santa y los compromisos de escritura, el mes no me iba a cundir mucho en cuando a lectura. Sin embargo, he podido llegar a donde me había propuesto. Aquí van los títulos:


1.- «El tiempo está próximo», de Noel Pérez Brey.

Gané este libro en un sorteo convocado en Twitter por ForoLibro, el sitio de las reseñas literarias, a mediados de invierno.

No conocía al autor, un escritor multipremiado por sus relatos, principalmente, y he de decir que he tenido la misma sensación que tuve este verano al descubrir a Samantha Schweblin en «Siete casas vacías». Lejos de compararles, pues cada cual aborda sus textos desde un punto de vista, tan solo sugiero que ese ahondar en lo oscuro de la humanidad, ha vuelto a dejarme en estado de shock.


No hay descripción de la foto disponible.


Noel presenta una serie de personajes que, de entrada, no despiertan la más mínima empatía. Con trastornos obsesivo-compulsivos, desórdenes de todo tipo, adicciones y crisis existenciales; retratados en situaciones incómodas, que rayan lo desagradable y lo macabro por momentos. Y lo hace a lo largo de nueve relatos –donde se alternan las narraciones en primera y tercera persona– de estructura circular que configuran un retrato social digno de atención; de esos de los que todos somos partícipes de algún modo, en el día a día. De esos que, si conociéramos en profundidad, tal y como aquí se nos presentan, nos enloquecerían.


2.- «Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia», de Lorenzo Silva.

Esta ha sido la sexta propuesta del Club de las Letras de Santa Fe. Siempre digo que me alisté en el club de lectura para leer títulos que de otra manera no hubiesen acabado en mis manos.

Tenemos dos novelas en una: Por una parte, Laura, una chavala de catorce años, que va asentando su ética, sus ideales y su personalidad junto a sus amigas; luchando desde su limitante realidad por las injusticias inmediatas. Inteligente, observadora, aficionada a la buena música y a las letras, analista compulsiva del mundo que la rodea. Por otra, Andrés, el chico polaco. Inmigrante ilegal, acostumbrado a trabajar desde muy chico, más que bueno en los idiomas y con gusto por la literatura. Acostumbrado a perder –como la historia ha escrito sobre los polacos– y a conformarse con las opciones más desfavorecidas; a sacar partido de las pocas armas con las que cuenta y a reconocer cuándo otras personas se encuentran en peligro.

Mientras Laura nos cuenta su vida desde la convicción de que ser menor de edad es humillante –pues ha de sentirse a expensas de lo que los padres y los maestros le “aconsejan” hacer– y construye un mundo a su medida, como cualquier adolescente, donde la voz de un chico misterioso tiene más matices que sus dudas; donde las palabras pronunciadas en una lengua de una fonética más rica que la española invita a imaginarse el mundo de otra manera, Andrés propicia que ella haga esa transición de niña inocente a chica espabilada; el cruce hacia la línea de sombra que él ya ha llevado a cabo.


La imagen puede contener: flor


Valiéndose de sus lecturas, de los ambientes en los que se mueve y de su carácter templado, Andrés inventa su propio libro de aventuras dentro del que Laura narra. Un libro donde prima el viaje del héroe, donde él puede ser el protagonista de su historia a medida y donde las cosas salen como a él le gustaría, pues se intuye que el final es demasiado benévolo. Muy lógica la historia del muchacho, atrapado como está en una situación que no le hace justicia ni le deja mostrarse tal cual es. Brillante, por otra parte, el punto de vista de la chica, plagado de matices, hablando deprisa, queriendo saber muchas cosas.


3.- «Binti», de Nnedi Okorafor. Traducido por Carla Bataller Estruch.

Este libro lo gané en un sorteo de Twitter –aquí es cuando ya se te pone la mosca detrás de la oreja y piensas «¿qué pasa, que ganas todos los sorteos de Twitter?». Pero no te preocupes, tan solo tuve una racha buena– y ha sido de los que más ilusión me ha hecho recibir, puesto que llevaba yéndole detrás desde que empecé a oír hablar de él.

¿Por qué se hablaba tanto de él? Bueno, se trata de una novela breve de ciencia–ficción escrita por una mujer de origen africano que ha ganado el Nébula y el Hugo. Cuenta, además, con una ilustración llamativa que recopila todos los elementos importantes de la historia. Y después de un año, Carla sigue tan orgullosa de su trabajo. Como para no picarme la curiosidad.


La imagen puede contener: 1 persona, sombrero


Bueno, pues el libro ha caído de una sentada y sí, para no entrar en destripar la trama, puedo asegurar sin más preámbulo que está a la altura de todo lo bueno que se ha dicho de él a lo largo de este año. Las matemáticas como nunca me las habían contado y la perspectiva de género como está mandada. Otro indicador de que un libro mola mucho, por cierto, es que mi hijo le eche el ojo y me pregunte si lo puede leer. Tiene un olfato muy fino...

Auguro que las buenas críticas van para largo, así que ahora tengo que conseguir «Binti: Hogar» porque dicen las de Crononauta que a finales de año saldrá el tercer tomo.


4.- «La sonrisa etrusca», de José Luis Sampedro.

Una de esas buenas lectoras con las que me junto me donó este libro a finales de verano. Desde mis tiempos de BUP, el título me llamaba mucho la atención y, si hubiera caído en mis manos antes, antes lo hubiese leído. Pero se ve que el momento adecuado era este.

La historia de Salvatore Roncone bien podría ser la de cualquier otro señor que haya estado en la guerra. Da igual la guerra y da igual el frente, siempre que sea la resistencia. Se trata de luchar por lo que uno posee y defenderlo hasta el delirio, décadas después de que todo acabe, hasta quedarse atrapado para siempre en ese período de tiempo en el que los sentidos se agudizan al máximo. Su manera de entender la vida tiene muchas variantes, aunque conducen a lo mismo una y otra vez, de manera irremediable. En este caso, los recuerdos se quedan anclados en Roccasera, Calabria. Pero ¿acaso mi padre y mi abuelo no me contaron tantas historias similares y ni siquiera tomaron las armas? 


La imagen puede contener: interior


De hecho, mi padre también fue pastor –e igual de terco–, así que me he reído con más motivo de las historias del abuelo de Brunettino. Un abuelo que ejerce su cargo con la alegría de quien descubre el sentido de la vida, meses antes de que la suya se extingaLo más destacable del texto es el ingenio con el que el autor logra hacer evolucionar al personaje y contraponer su visión masculina y arrogante con el parecer de las mujeres a las que se va atreviendo a conocer sin juzgar.


5.- «Consent», de Nina Raine.

La lectura propuesta por el Club de Lectura Feminista y LGBTI «Lees otras Cosas» es un texto dramático que fue editado, a la vez que estrenado, en 2017.

Me he quedado tiesa. La obra presenta a un grupo de amigos en el que todos están al corriente de la vida privada de los demás; donde, cada vez que hay un conflicto, todos se cuestionan, emiten opiniones rápidas y juicios de valor convenidos en abierto. Luego cada cual establece sus alianzas y sus tratos preferentes en privado. Las drogas, por cierto, son un personaje más. El alcohol y los porros están presentes en casi todas las escenas del primer acto.

Se trata de un texto breve que analiza no solo lo que promete la sinopsis –esclarecer si hubo consentimiento en un encuentro sexual–, sino todas las minucias subyacentes bajo los hechos cotidianos: Las necesidades de unos frente a las de otros, lo que cada cual considera objetivo e indiscutible, lo que se manipula con más o menos conciencia. Y ahí es donde se descubre que la vida cotidiana de estas personas está desnaturalizada. Se pone de manifiesto en cuestiones básicas, como la obsesión por comprender y analizar de manera intelectual, sin emoción; la paternidad concebida como un patrón repetido, sin compromiso; la rivalidad entre colegas y compañeros de profesión, llevadas a los celos extremos; la necesidad de controlar y poseer, de mantener a toda costa las pertenencias. Y la manía de entender el no como un código inverso.


Consent


Los personajes en activo ponen toda su energía en su trabajo o en el área en la que mejor se manejan. Cuando acaba su sesión, siguen hablando de ello, a todas horas, intentando demostrar con palabras que todo gira en torno a eso y que son los mejores en lo que hacen. Lo cual, a la larga, deriva en un vacío de su vida personal, en el desconocimiento total de su entorno, de las personas más cercanas. Hasta el inevitable batacazo, donde el ego no sirve de escudo.

  ¡La de pequeños detalles que se escapan a la primera por mezclar tantas conversaciones! La de cosas que se insinúan y quedan sin explicar, para no complicar más la trama. Una trama que los protagonistas no llegan a captar hasta el último momento, atrapados como están en sus propias miserias. El trasfondo, tan evidente como complejo, fuerza al lector a posicionarse a la misma velocidad que lo hacen ellos, según transcurren los hechos.


6.- «La loca de la casa», de Rosa Montero.

La séptima propuesta del Club de las Letras. Debería ser una por mes, pero como íbamos con retraso por motivos ajenos a nosotros, ahora nos estamos espoleando.

Este es el tipo de texto que yo escribiría, gustosa, si tuviese tiempo para dedicarme a ello –de hecho, no hace mucho que escribí un relato, a modo de reto, que tiene algo que ver–. Un compendio de anécdotas literarias entremezcladas con otras personales, y con breves ejercicios de literatura para analizar el complejo mundo de la escritura, de las pasiones y de la locura. El título del libro alude a una frase de Santa Teresa de Jesús en la que define así a la imaginación. Un trabajo honesto sobre el oficio de escribir y sus entresijos, con la dedicación de quien ha leído a muchos autores, ha escrito textos de todo tipo y ha consagrado su vida a las letras.

Esa honestidad pasa por analizar el triunfo y el fracaso, con todos los matices que se derivan de ambos; los diferentes motivos que llevan a las personas a volcarse en la escritura; los problemas derivados de la incomprensión, de los traumas personales que se desean purgar; la vanidad, el impulso de trascender; las enfermedades mentales y el consumos de drogas que influyen en la composición de los textos; la importancia de las personas que conforman el entorno inmediato de los autores. Impagable el pasaje dedicado a las esposas de los escritores, en el que desglosa de manera exhaustiva la importancia histórica de las mujeres consorte para sus maridos literatos, la vida –tergiversada por las malas lenguas para su inmortalidad biográfica– de algunas de las figuras más relevantes y la improbable figura de los esposos de las escritoras.


La imagen puede contener: 1 persona


He disfrutado mucho de callejear por las explicaciones y las teorías propias y ajenas que presenta a lo largo de cada capítulo y es un alivio cuando los locos de la casa nos vemos representados y comprendidos por otros como nosotros. El caso es que leí algo de esta autora hace unos 15 años, pero soy incapaz de recordar el título. Es más, creo que era una novela, pero no estoy segura... Recuerdo algo de alguien subiendo una estructura arquitectónica, un hombre en una casa, no sé si secuestrado o aislado, y alguna escena sado donde la dómina se frustra porque el pelele aguanta menos de lo esperado. Si tienes idea de qué libro es, me alegrará que me lo digas.

Tenía pendiente explicar algún día mis problemas de memoria, de modo que aprovecho y lo hago ahora: Resulta que solo recuerdo lo que me hace reaccionar emocionalmente, al margen de que me guste más o menos, porque asocio las palabras a las sensaciones. El resto, lo olvido. Precisamente Rosa Montero, en un momento dado de su obra, comenta que ella clasifica a los autores en dos grandes grupos: los memorísticos, anclados en el pasado, capaces de recitar fragmentos enteros de cualquier obra y muy dotados para las grandes descripciones, y los amnésicos. Es evidente en qué grupo me incluyo. La explicación que da de la gente como yo –y como ella– es que nuestros recuerdos son como una pizarra emborronada, por eso nos centramos en la acción y en las sensaciones, pues nuestro estilo es más simbólico o emblemático.


Esto ha sido todo. Muchas gracias por leerme. ¡Nos vemos el fin de semana en FicZone, en el estand de AutoraZ!




viernes, 12 de abril de 2019

AutoraZ

Foto del perfil de proyectoautoraz


Seguramente llevas viendo algún tiempo
por Twitter o por Instagram
este logo tan simbólico y llamativo
y todavía estás preguntándote
qué es lo que hay detrás...

Pues bien:
Estoy aquí para explicártelo.



¿Qué es Autoraz?

AUTORAZ  es una iniciativa completamente altruista llevada a cabo para visibilizar autoras de ci-fi, terror y fantasía en lengua castellana.

Las mejores propuestas tienen lugar cuando las personas que hay detrás forman un equipo creativo.
Te presento a los artífices:


R Díaz Gaztelu #FicZone

Maria Fornieles💡#Marketing y #AutoraZ

Rafael Díaz Gaztelu  es físico, imparte charlas sobre worldbuilding y ha escrito "Exomundos" y "Exotiempo",dos novelas de ciencia ficción hard
que conforman una saga cuyo tercer tomo
aún permanece inédito.













María Fornieles es ilustradora y ponente habitual sobre marketingy videojuegos. Es la autora de "Marketing para imbéciles".




¿De dónde surge la idea?

Rafa, que es un lector compulsivo de género fantástico, pensó un buen día:
Me he leído todos los clásicos y me falta algo. Otro punto de vista, otra manera de plantear cada uno de los géneros... ¿Seguro que me he leído todos los clásicos?  
Y fue así, tirando del hilo de su curiosidad, como demostró científicamente que al buscar "autoras de ciencia ficción" en google, salen más fotos de hombres que de mujeres y que -salvo alguna excepción- todas son autoras de habla inglesa y/o demasiado antiguas.

Consciente de la brecha de género, a María se le ocurrió que sería buena idea buscar la manera de agrupar a todas las autoras del género en activo, tanto noveles como veteranas.
Soy consciente de que La Nave Invisible lleva ahí algún tiempo, dando a conocer autoras, creando fichas para cada una de ellas y reseñando sus obras. Son para nosotros un referente así que, vamos a plantear nuestra labor como un valor añadido, aportando referentes visuales.
En efecto, realizar una ilustración de cada autora con los colores y los elementos que mejor la representan es una buena carta de presentación, de cara a que la comunidad lectora pueda ubicar mejor su obra.

Si no conoces esa web que ha reseñado María, te recomiendo que aproveches que estamos hablando de autoras para que te asomes a husmear.

https://lanaveinvisible.com/


¿Qué labor lleva a cabo AutoraZ?

El objetivo es visibilizar la labor de las mujeres detrás del mundo creativo y motivarlas para que sigan desempeñándola. Pero vamos a dejar las cosas claras:

Autoraz no solo está detrás de escritoras, sino también de guionistas, correctoras, maquetadoras, ilustradoras, diseñadoras gráficas, portadistas, traductoras, blogueras, reseñistas, revisoras, antologistas, prologuistas... Cualquier mujer, profesional o en vías de serlo, que desempeña tareas relacionadas con el género fantástico, tiene su espacio en este proyecto.

Si te identificas en alguna de estas categorías, no esperes a que te descubran; ponte en contacto con Rafa y María. Aquí te lo explican con todo lujo de detalles:

https://www.youtube.com/watch?v=gT7HS_ssqAc


¿Han mencionado un patreon?

Sí, así es. Lleva varios meses operativo. Como suele suceder con toda propuesta novedosa, ha sido reestructurado recientemente tras un valioso ejercicio de autoevaluación. Rafa y María trabajan duro para que su proyecto sea lo más realista y útil posible.

Si te estás planteando colaborar económicamente, ha llegado el momento de que pases a la acción porque ofrecen unas recompensas muy jugosas. Con tu dinero, entre otras cosas, comprarán libros de autoras para sortear entre todos los patrons.

https://www.patreon.com/autoraz


¿Qué otras propuestas de visibilización lleva a cabo AutoraZ?

La más inmediata tiene que ver con FicZone. El fin de semana del 27 y 28 de abril tendrán su propio estand, en el que tendrán a la venta ejemplares de libros trabajados por mujeres. Las editoriales confirmadas por el momento son Titanium, Crononauta y Dorna -en las grandes ciudades es fácil disponer de su catálogo en cualquier librería, pero en Granada, no-, aunque también tendrán espacio libros autopublicados o coeditados.






Recuerda que, en función del apoyo económico recibido, AutoraZ podrá seguir invirtiendo para poder montar su estand en otras ferias y festivales. Si te atrae la idea pero no puedes participar en el patreon, puedes apoyar esta iniciativa difundiéndola en tus redes sociales.


¿Quieres conocer mejor sus proyectos personales?

Te recomiendo que te adentres en  http://www.exomundos.com/ para conocer en profundidad a Rafael, sobre todo por el trabajo de divulgación que lleva a cabo.

Aunque si lo que te gusta es simplemente disfrutar de la lectura, en esta página encontrarás todas sus publicaciones, algunas de ellas disponibles en modo de pago social:

https://lektu.com/buscar?b=rafael+diaz+gaztelu






En cuanto a María, desde ya te digo que es como Lobezno, la mejor en lo que hace. Si te atrae la ilustración, visita su tienda en Etsy.

https://www.etsy.com/shop/MariaFornielesTienda

Y si tienes previsto emprender, empápate de sus sabias enseñanzas antes de empezar la casa por el tejado. Algún día se lo agradecerás.






Esto es todo. ¡Nos vemos en dos semanas en el puesto número 13 de FicZone!